Nuestras Playas

También, las más bonitas del mundo

De Cangas dicen que es el municipio de Europa con mayor número de playas repartidas a lo largo de sus 26 kms de costa.

Eso será muy fácil de comprobar….si las cuentas una a una, verás que son casi cuarenta, que hacen espléndidas las dos rías: la de Aldán y la de Vigo. Y las tenemos para todos los gustos.

Podrás disfrutar de la playa urbana de Rodeira, accesible, cómoda y dotada de numerosos servicios, pasando por la salvaje Melide, en el extremo del Cabo Home, Barra, gran arenal de tradición nudista y bella por sí sola, las más recogidas de la ría de Aldán, como Menduiña, Areabrava, Arneles o Castiñeiras, que es la llamada joya del Caribe Gallego, o las calas recónditas de la zona de Punta Couso. Todas ellas igualmente bellas, de arena fina, aguas cristalinas y con nombres tan hermosos como Liméns, Pinténs, Areamilla, Areacova o Nerga.

Muchas de ellas cuentan con estupendos chiringuitos donde tomarse un aperitivo al borde de la playa y contemplar con relax nuestro mar.

El Barco

Nuestro Medio de Transporte por excelencia

Desde hace ya más de un siglo, y formando parte de la vida del pueblo, funciona en la ría de Vigo una línea regular de viajeros que une la gran ciudad con Cangas. Los barcos de pasaje no se paran nunca. Funcionan todos los días del año, desde las siete y media de la mañana hasta las diez y media de la noche, con salidas cada media hora y un travesía de unos 20 minutos. Es un servicio rápido, cómodo y económico, que te deja en lo más céntrico de Vigo: la animada zona del Náutico, el casco viejo, la calle del Príncipe, calle comercial por excelencia,… Constituye, sin duda, la mejor forma de cruzar la ría, olvidándote del coche.

Si además, lo que quieres es hacer una ruta marítima, las navieras, con su moderna flota de barcos, surcan la ría realizando viajes a las Islas Cíes, que forman parte, junto con Ons, Sálvora y Cortegada, del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. En verano funcionan a pleno rendimiento, con muchas frecuencias diarias desde Cangas, y en temporada baja están comenzando a promocionar también los viajes durante el fin de semana. Las llamadas islas de los dioses, que nos protegen de los temporales en invierno, son bellas hasta decir basta, así que cualquier época es buena para visitarlas.

También la isla de San Simón, en el interior de la ría, es visitable con las navieras, y su reducido tamaño no hace honor a las grandes historias que allí se vivieron. Es un sitio inolvidable, de esos que dejan huella.

El Paseo de Rodeira

El más soleado del Morrazo

Cangas está orientado al sur, o sea, al sol, y los montes de Coiro y la Magdalena, nos protegen de los fríos vientos del norte, lo que hace que durante todo el año, pasear por el frente marítimo sea una gozada. Caminar hasta la punta de Rodeira, por el “tablado”, siempre al lado del mar, es todo un lujo. Vigo siempre presente y, al llegar al final, veremos las Cíes a la entrada de la ría. Un espectáculo al atardecer. Pasando la playa de los Alemanes y, si la marea está baja, pasaremos unas calitas que nos permitirán alcanzar la playa del Canabal, que marca el límite litoral con Moaña.

Los otros “Must” cercanos

El Bosque Encantado, con su curioso castillo construido a mediados del siglo pasado por los condes para recreo de sus hijos, hará que te adentres en otra época, de príncipes y princesas. La finca donde se ubica, en el centro de Aldán, parece estar encantada realmente, con un exuberante bosque atlántico y atravesada por un acueducto medieval, el Arco da Condesa, auténtica canalización usada para llevar agua a los pazos de Aldán.

El cruceiro de Hío, verdadera obra de arte en piedra y considerado el crucero más monumental de Galicia, es obra del genial escultor y cantero Ignacio Cerviño y está situado en el atrio de la iglesia del mismo nombre, desde donde se contempla una de las postales más bonitas de la zona: la ría de Aldán.

Durante la subida al Monte do Facho, de unos veinte minutos, podrás ver, primero, la recientemente recuperada aldea medieval de Punxeiros, y una vez arriba, las excavaciones arqueológicas te mostrarán los vestigios de su antigüedad, desde los restos del castro hasta el santuario galaico romano al Deus Lari Berobreo, único en Europa y al que las gentes peregrinaban pro salute. Con las vistas que desde allí se contemplan, se curarían todos los enfermos!! Para descansar de la pequeña caminata, lo mejor es detenerse en una de las terrazas de Donón a tomarse algo fresquito y relajarse viendo el atardecer sobre los acantilados de la Costa da Vela, quizás de los más bellos de Galicia. Con la Caracola de Lito Portela de fondo, obtendrás una de las fotos más auténticas de la puesta de sol.

Y a menos de media hora…

Bueu, con su magnífico puerto pesquero y su lonja, pero sobre todo, con su emblema, el Museo Massó, pequeño pero muy didáctico, girando todo su contenido en torno a la fábricación de la conserva, a la caza de la ballena y con maquetas de barcos y libros incunables de gran valor. Aprovechando la visita, podrás acercarte hasta Cabo Udra, bella zona acantilada. También desde Bueu podrás coger un barco a la Isla de Ons, paraíso de playas y rutas de senderismo,

Pontevedra, surcada por el río Lérez, con un casco histórico de los mejor conservados y modelo de ciudad, ejemplo a seguir por numerosas ciudades de todo el mundo, con sus soportales, sus casas blasonadas y sus coquetas plazas, como la de la Leña, de la Verdura, da Ferrería, del Teucro, etc; con sus iglesias, como Santa María la Mayor, la Peregrina, San Bartolomé, San Francisco, las ruinas de Santo Domingo; con sus bares y terrazas que animan la noche,…..y como no, como paso de peregrinos, con el Camino Portugués a Santiago.

Castillo de Soutomaior, mitad fortaleza medieval, mitad palacio neogótico del XIX. Hoy es propiedad de la Diputación, está fielmente rehabilitado y con unos jardines de impresión. A diez minutos de allí está el Monte da Peneda, con unas vistas panorámicas de todo el interior de la ría de Vigo, que merecen mucho la pena.

Y de Vigo, aparte de la zona más cercana al puerto de ría, es recomendación particular, la zona antigua de Bouzas, con su iglesia, el paseo de los Peces, un poco más adelante está Alcabre y el Museo do Mar, y para terminar la visita, el paseo de la playa de Samil, sobre todo, al atardecer, con la puesta de sol sobre las Cíes.

.et-cart-info { display:none; }